Terapia Transpersonal Madrid

transpersonal madrid

La vida da muchas vueltas, y las vueltas, dan mucha vida. El Faro de las Emociones no sólo es un espacio físico donde poder abrir las puertas y acoger a los navegantes. El Faro de las Emociones después de todos estos años me ha enseñado, que también es una manera de ver y entender la vida. En él volqué todo mi esfuerzo, tiempo, pasión y sueños, y él me devolvió un concepto muy claro: “Todo en la vida está en continuo cambio”.

Y así es, la luz de El Faro de las Emociones ha comenzado a alumbrar junto con su sede en Salamanca un nuevo horizonte, Madrid.

La ilusión, la pasión por mi trabajo y el sentir este proyecto como parte de mí, hace que crezca su luz, echando el ancla en Madrid y alumbrando con toda su fuerza la luz que ilumine a todos aquellos navegantes que se encuentren en la oscuridad.

¿En qué podemos ayudarte?

Si estás en un periodo de crisis y de conflicto personal. Así como si sientes que las emociones te desbordan y tu cabeza no para ni un momento. Quizás es hora de tomar las riendas y empezar a vivir desde otro lugar. Desde el cual, puedas gestionar los conflictos vitales de un modo más sostenible.

En definitiva, si sientes que no logras saber qué quieres o necesitas ponerle fin al sufrimiento y la ansiedad, contáctanos. Te daremos cita lo antes posible. Nuestro objetivo es poder acompañarte en el proceso de desarrollo personal. Éste te permitirá lograr el equilibrio y la satisfacción en tu día a día.

Terapia Transpersonal Madrid

A través de la Terapia en Madrid, llevamos a cabo atención a nivel individual, procesos de crisis de pareja o de familia. El conflicto es algo natural en las relaciones humanas y pueden afectarnos en todos los niveles. Es por ello, que nuestra libertad está en la toma de conciencia de qué tipo de relaciones queremos tener. No siempre es fácil hacerlo solos, para ello te ofrecemos atención y acompañamiento profesional.

La Terapia Transpersonal ofrece una perspectiva amplia de lo que somos y de todo lo que nos rodea en nuestra vida. En concreto, una visión en la que somos plenos observadores del conflicto desde la no identificación. Es, decir, desde esta posición nos permite crear un espacio de distancia entre el conflicto y nosotros mismos. De esta manera, logramos generar mayor estabilidad y equilibrio en la mente y en el cuerpo. Desde aquí, llegamos a comprender lo que nos sucede de una manera global, logrando resolver lo que nos perturba.

Invierta en lo que realmente importa, TÚ.